Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Autor |_ - Blog Banner
Paúl Miguel Ortega González - Rupit i Pruit - Rupit.jpg

Rupit i Pruit

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Dec 19, 2019

   Rupit i Pruit, que se unificaron como un solo municipio en el año 1977, está situado a 109 km de Barcelona, trayecto que se tarda en recorrer algo más de una hora y media, así que la convierten en una escapada ideal de fin de semana desde la capital o cualquier ciudad cercana como es nuestro caso, Terrassa.  Situado en la comarca natural de Catalunya del Collsacabra, mezcla de una forma muy equilibrada atractivos parajes naturales con unas edificaciones medievales de gran valor arquitectónico y turístico.

   Antes de encontrarte con las casonas y las callejas, vivirás un poco de “aventura”. Una muy controlada, ojo. Para llegar al casco histórico de Rupit hay que cruzar la riera y, en 1945, los rupitenses construyeron un puente colgante para salvarla. ¿Un puente colgante? Sí. Y vaya que cuelga y se balancea. Eso sí, haz caso del cartel: no más de 10 personas al mismo tiempo.

   El mejor consejo es que pasées sin rumbo fijo buscando tu favorita entre sus antiguas casonas de piedra, con sus grandes portales, sus escudos, sus ventanas labradas o sus balcones de madera.

    Te encontrarás con la antigua herrería, la casa del boticario o la notaría Soler, ejemplos de edificios con alcurnia. No olvides las plazas –medievales, no esperes grandes espacios abiertos–: la plaza Mayor y la de Cavallers. Y sacarás cien fotos de la empinada calle Fossar, cuyo nombre recuerda que aquí estaba el antiguo cementerio del pueblo.

    Sin ninguna duda el atractivo natural más conocido de Rupit y de toda la zona en general. Ruta perfectamente indicada en los carteles del pueblo y en el mapa que nos dan en los hoteles o en la oficina de turismo.

    El Salt de Sallent es un gran salto de agua, catarata, de más de 90 metros de altitud, donde va a parar el agua que pasa por la Riera de Rupit.  El camino desde Rupit al Salt de Sallent no es complicado, es de unos 6 kilómetros (3 de ida y 3 de vuelta) y con lo único que se ha de vigilar es en no resbalar, sobretodo en época de lluvias que es cuando el terreno está más resbaladizo e incluso nos podemos encontrar con algunas zonas llenas de barro y agua donde unas botas o buenos zapatos de montaña no irían mal.

 

 

0 comentarios