Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Autor |_ - Blog Banner
Paúl Miguel Ortega González - Noruega, turismo al corazón vikingo - gift-shops-along-the.jpg

Noruega, turismo al corazón vikingo

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Mar 18, 2021

   Noruega: turismo al hogar de los vikingos, al país de los fiordos y de los glaciares, a la tierra de las leyendas sobre trolls y duendes, de las auroras boreales y de las noches infinitas. Todo esto y mucho más es lo que podrá encontrar en los viajes a Noruega, un país que por su belleza parece haberse escapado de un cuadro o un cuento.

   Las puertas de entrada al país pueden ser varias. Pero, sin duda, su capital Oslo, es una de las ciudades que no podrá dejar de visitar. Allí podrá comprobar el desarrollo del país y porqué es uno de los destinos en los que la calidad de vida es más alta –de hecho, se considera que Noruega es el país que ofrece mejor calidad de vida a sus habitantes-, pero también podrá descubrir otras miles de maravillas. La visita a la ciudad no podrá dejar de incluir el Parque Vigeland, el Palacio Real, la Universidad, el Parlament, o la Fortaleza de Akershus, además de cruzar a la Península de Bygdoy para descubrir los secretos del museo de los barcos vikingos y el museo folklórico, o la Galería Nacional, donde se encuentran, entre otras obras de arte, el famoso “El grito” de Munch.

   Desde Oslo, son numerosos los parajes, ciudades y pueblos que hay que visitar en Noruega. Turismo que le llevará hasta el paraíso de madera, donde las casas parecen sacadas de un cuento de hadas. Precisamente, esa es la imagen que podrá encontrarse en el barrio Bryggen de Bergen, la “capital de los fiordos”. Podrá disfrutar de un paseo por las estrechas calles de su casco antiguo, donde aún se conservan pintorescas casas de madera pintadas de diferentes colores, almacenes de la época hanseática, y la iglesia de María, la más antigua de la ciudad, también de madera. El puerto y el famoso mercado de pescado al aire libre son otros de los muchos atractivos de esta bella ciudad.

   Además de otras ciudades y pueblos de pescadores que podrá ir conociendo si elige entre los distintos viajes a Noruega, turismo en este país significa disfrutar de unas vistas y unos paisajes sin igual. Los fiordos noruegos son famosos en todo el mundo y lo son por su belleza, por haber formado espectáculos naturales únicos en el mundo.

   De entre todos ellos, hay algunos que le recomendamos visitar. Sognefjord, cuya traducción significa “fiordo de los sueños”, es uno de los más impresionantes. De hecho, es considerado el rey de los fiordos y no le decepcionará. El fiordo de Geiranger rivaliza con él en su belleza, en los espectaculares paisajes que ha ido formando a lo largo de siglos de presión del hielo contra la tierra. Y, desde luego, no se podrá perder el fiordo de Lyse, donde se encuentra el famoso “púlpito” , un mirador desde el que podrá obtener las mejores vistas de este fiordo, difíciles de creer sino se ven primera persona.

   Además de los fiordos, en Noruega existen infinidad de glaciares que también han dado lugar a monumentos naturales increíbles. Uno de ellos es el de Briksdal, que forma parte del glaciar más grande de Europa, donde encontrará esculturas de hielo talladas por el efecto del viento a lo largo de los años. O el glaciar Böyabre, impresionante en su belleza.

  Tanto los fiordos como los glaciares pueden contemplar desde distintas perspectivas. Desde luego, no pierda la oportunidad de disfrutar de un crucero para ver cómo se han formado los lagos y cataratas y observar los encantadores bosques y laderas montañosas que los rodean. Pero, también tendrá la opción de realizar un vuelo en helicóptero y contemplar en toda su extensión estos espectáculos naturales.

    En su recorrido por los fiordos, podrá conocer encantadores pueblos y ciudades, que fueron la cuna de los vikingos. Y, de hecho, su presencia aún sigue notándose en muchas de las costumbres y tradiciones de los noruegos. No deje de visitar Lom, Stryn, Hellesylt, Alesund o Gudvagen. Y ahí mucho más como Ryfylke, Voos o Fjaerland. Además, en Stavanger tendrá que aprovechar la oportunidad de visitar las casas de madera con más de 200 años de antigüedad.

   Y, como no podía ser menos, la afición de los noruegos por los deportes de invierno queda más que patente en la localidad de Lillehammer, localidad que acogió los Juegos Olímpicos de Invierno en 1994, y que destaca por el cuidado diseño de la ciudad al completo.

   También podrá extender su viaje hacia el norte, hasta el Cabo Norte, el extremo del muno y encarar el mágico Polo Norte. Un lugar ideal para contemplar el famoso Sol de Medianoche en verano, o las auroras boreales en invierno.

0 comentarios