Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Autor |_ - Blog Banner
Paúl Miguel Ortega González - La Sierra de Francia - 185275.jpg

La Sierra de Francia

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Jun 18, 2021

  Aunque no figura en las primeras posiciones de la listas de turismo rural, la comarca de la Sierra de Francia se va haciendo cada día más conocida entre los viajeros por todo lo que tiene para ofrecer: pueblos pintorescos, numerosas rutas para practicar senderismo y una curiosa pero infalible gastronomía.

   No son muchos los que viajan por primera vez a la comarca de la Sierra de Francia convencidos de que les va a gustar lo que van a ver. Pese a que esta comarca -no confundir con su sierra homónima, que abarca más territorio- es cada vez más conocida, no compite todavía en popularidad con otros destinos rurales, razón por la que uno visita este rincón del sur de la provincia de Salamanca con una pizca de espíritu aventurero, más que con la sensación de ir a lo seguro.

¿Nos decepcionará la visita? ¿Qué podemos esperar si visitamos este paraje? Aportamos luz en este artículo.

   El terreno se va elevando progresivamente, las pardas llanuras comienzan a mancharse de gotas verdes que se van diluyendo para extenderse sin parar por el lienzo. Sincera, sin ánimo de engañar, la propia naturaleza va advirtiendo de lo que está por venir, pero después de kilómetros y kilómetros de campos de cereales resulta extraño pensar que existe otra cosa en el mundo. Pero sí: cuando se alcanzan las faldas de la Sierra de Francia el pasmo es importante. ¿De dónde ha salido tanta vegetación? ¡Si hace 20 minutos estábamos en un secarra

  Los frondosos bosques de esta estribación occidental del Sistema Central son la primera de las muchas cosas llamativas que vais a encontrar en esta comarca integrada dentro del Parque Natural de las Batuecas.

  Castaños y robles se apelotonan en las laderas con la puntual aparición de algún abedul, tan altos muchos de ellos que sus ramas llegan a abrazarse fraternalmente con las de los árboles de la otra orilla de la carretera, formando verdes pasillos de vegetación.

  Pese a que el verano es una buena época para hacer alguna de las rutas de las que vamos a hablar a continuación, gracias a que te puedes librar del calor porque la frondosidad de los árboles tapa el sol, sin duda estos bosques viven su momento álgido en los meses de otoño, cuando el esmeralda deja paso a los ocres, naranjas y marrones y los senderos parecen estar hechos de hojas caídas, en lugar de tierra.

  Hace años que las administraciones de la zona vieron el potencial de este paraje y por ello los visitantes amantes del senderismo -y a los que no os gusta, haced el esfuerzo, que vale la pena- tienen a su disposición varias rutas, de diferentes longitudes y dificultades, para poder practicarlo.

  Una de ellas es el Camino del Bosque de los Espejos, un recorrido circular de unos 9 kilómetros que comienza y termina en San Martín del Castañar y que nos hará cruzar por las localidades de Sequeros y Las Casas del Conde. Durante la marcha hay diseminadas por iniciativa de la Diputación de Salamanca varias esculturas, para contemplarlas mientras se recupera el resuello. En el tramo final, el que va de Las Casas del Conde a San Martín, destacan las caras talladas y pintadas en los troncos de algunos viejos olivos, obra de un vecino de Las Casas del Conde que tiene muchas más creaciones en su casa, la cual reconocerás con facilidad.

Otra ruta interesante, un poco más larga y complicada, es el Camino de los Prodigios, que enlaza Villanueva del Conde con Miranda del Castañar, y al ser circular puedes empezar desde el pueblo que mejor te venga. También en esta senda os toparéis con varias esculturas, creadas por artistas castellanoleoneses, y en algunos tramos pisarás un viejo camino empedrado, eso sí no en su mejor momento de conservación.

0 comentarios