Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Autor |_ - Blog Banner
Paúl Miguel Ortega González - La crisis como una lección - Economía-después-del-covid.jpg

La crisis como una lección

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Sep 27, 2021

El COVID-19 ha presentado grandes retos económicos para los países alrededor del mundo. El inicio de la pandemia se caracterizó por una profunda incertidumbre y los gobiernos decidieron poner en cuarentena las ciudades para disminuir el riesgo de contagio. Ahora los países cuentan con más datos epidemiológicos y económicos disponibles, y por esta razón están tratando de gestionar un apertura económica progresiva.

Shock económico

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía recibió un shock cuando se declaró la pandemia por varios factores. Primero, la cuarentena y el distanciamiento social obligó a ciertos sectores (como turismo, hotelería, entretenimiento) a cerrar por completo. Otros sectores cerraron temporalmente, pero esto tuvo una disrupción en las cadenas de suministro y bajó la productividad mundial. Además, el miedo al contagio, la disminución de los salarios y los despidos, hicieron que se redujera el consumo, lo cual llevó a más despidos y negocios cerrando. Por último, los gastos de salud se elevaron más de lo planeado.

En esta misma línea, el FMI explicó en su reporte World Economic Outlook de abril de 2020, que una de las prioridades que los países deberían tener es la de asegurar los recursos para el sistema de salud. Esto significa incrementar el número de pruebas de COVID-19, contratando a profesionales de la salud, comprando equipos y expandiendo las salas de aislamiento en los hospitales.

Medidas para proteger a los ciudadanos

Para socialprotection.org, que es una plataforma que evalúa políticas de protección social en el mundo, durante el COVID-19 las medidas económicas que han buscado proteger a los ciudadanos han incrementado sustancialmente. Globalmente, hay 195 territorios que han planeado o introducido medidas económicas concretas para responder al coronavirus.

Un ejemplo de estas medidas es la asistencia social y la seguridad social. La primera es una transferencia monetaria para las personas que se quedaron sin ingresos o sin trabajo a raíz de la pandemia, y la segunda es una ayuda económica para pagar gastos médicos. La plataforma explica en su informe mensual, que 63 programas en 47 países han adaptado sus sistemas administrativos para que las personas puedan acceder a estas asistencias con más facilidad. Igualmente, 54 países han aumentado el nivel de transferencias monetarias a los ciudadanos y en 167 países se ha aumentado la cobertura de las ayudas en el territorio.

¿Y América Latina?

El Banco Mundial en su estudio La economía latinoamericana en los tiempos de Covid-19, de abril de 2020, explica que la región no tiene el espacio fiscal para enfrentar la crisis y a esto hay que sumarle la desaceleración económica que empezó a partir de 2011, especialmente en México, Brasil y Argentina, las tres economías más grandes. Con este panorama, el organismo internacional determinó que la pandemia será económicamente más devastadora en América Latina por dos razones: el empleo informal prominente y los recursos limitados.

La consecuencia de esto se traduce en personas perdiendo sus empleos, limitaciones en las posibilidades de aumento salarial y disminución en la aprobación de nuevos proyectos. En general, los ingresos de cada hogar se verán afectados en el corto y mediano plazo. Ahora bien, este shock económico tendrá una duración que dependerá de varios factores, siendo el primero la rapidez con que se encuentre una vacuna o tratamiento para curar el coronavirus. Otro factor importante es la mitigación de una segunda ola de contagios, que permitirá retomar el curso habitual de las actividades.

Entonces, el Banco Mundial recomienda tener una respuesta política adecuada que aborde directamente la dimensión social de la crisis. El Estado será una ficha clave en una recuperación económica, pero es importante que este actúe con transparencia para no perder confianza en los ciudadanos. Por último, es importante tener una visión a largo plazo sobre los movimientos económicos que se harán frente al COVID-19, pues así se logrará un recuperación lenta pero segura.

La crisis como una lección

Para el Premio Nobel de Economía en 2013, Robert J. Shiller, las lecciones económicas que han salido de esta crisis son, por ejemplo, entender que una pandemia es real y el mundo debe prepararse mejor para una próxima crisis. Igualmente, la necesidad de tener buenos sistemas de gobierno que respondan a tiempo y sepan enfrentar los problemas.

Además, a raíz del COVID-19, las personas han entendido que las crisis pueden suceder en cualquier momento y por eso es importante planificar, ahorrar con miras al largo plazo y mantener unos niveles de deuda bajos. Los habitantes del mundo han aprendido a valorar lo que tienen porque ahora saben que en cualquier momento se puede perder.

Aunque el panorama para el mundo y para América Latina no parece alentador, los gobiernos han respondido de manera sólida y la cooperación internacional ha sido una sin precedentes. El trabajo en equipo entre países y ciudadanos será vital para evitar el contagio y ganar tiempo mientras se crea una vacuna o tratamiento, estas acciones tendrán un resultado beneficioso y concreto en la economía mundial.

0 comentarios