Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Autor |_ - Blog Banner
Paúl Miguel Ortega González - Aogashima, un pueblo situado en el interior de un volcán - img_mv.jpg

Aogashima, un pueblo situado en el interior de un volcán

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Sep 17, 2021

        Aogashima, es una isla perteneciente a Japón y situada a unos 358 kilómetros de Tokio, es el refugio perfecto para esas personas que desean realmente desconectarse y vivir la experiencia de habitar en el cráter de un volcán. Las alertas de que este pueda erupcionar aún no son nulas, debo destacar que Aogashima fue un cráter en actividad que en 1780 acabó con la vida de muchos de sus habitantes.

      La isla, es la más habitada del archipiélago de Izu. Sin embargo, dentro de la isla existe otro cráter más pequeño en su interior que sigue desprendiendo gases. Pero eso no es nada en comparación con todas las maravillas de naturaleza y paisaje que nos ofrece visitar este lugar. Una de las ventajas de Aogashima es que gracias a los vapores que emanan del volcán, se pueden disfrutar de aguas termales durante todo el año. Además, hay rutas de senderismo hasta el borde del cráter interior donde gracias al vapor que sale de la tierra se pueden cocinar huevos.

                                                                   

     Dentro de las actividades destacar poder trepar al volcán desde el interior denominado Otonbu; desde arriba tendrás una visión panorámica de casi toda la isla. Luego de tener en primera imagen ese hermoso paisaje, puedes deslizarte por una de las laderas donde se encuentran los respiraderos de vapor, estas son las que se encuentran formando las aguas termales aptas para baños que te comente al inicio del post. Por allí está el sauna de Fureai que se abastece de energía geotérmica y gas, como lo hace toda la isla. Estos baños ofrecen sauna, un baño público, duchas, una sala lounge y un horno para cocinar. Un platillo típico de la isla son huevos cocinados en este tipo de horno, pero también hay pescados y mariscos en abundancia.

     Es un lugar pequeño y poco poblado, pero eso no le impide tener una escuela que también cumple como liceo, una oficina de correos y hasta una calle principal con rayado de cebras en las esquinas para cruces peatonales. No dice la información cuántos autos hay en Aogashima.

    También puedes visitar las instalaciones de producción de sal, que se posiciona como la industria local próspera, pues parece que esa sal es codiciada por los gourmets. Los residentes extraen la sal calentando agua de mar en cráteres volcánicos hasta que se evapora el agua, consiguiendo un producto muy puro y rico en calcio. Es esa sal marina tan codiciada, pero con características particulares.

      Llegar a Aogashima sigue siendo complicado. Puede hacerse en barco y en helicóptero. La primera opción sería la más factible, sin embargo es difícil encontrar un punto en el cual anclar ya que hay varios precipicios y yacimientos de roca volcánica que dificultan navegar alrededor de la isla. El helicóptero sale una vez al día con un máximo de nueve pasajeros, aunque las condiciones meteorológicas impiden en ocasiones el vuelo.

    En la isla hay una sauna, campings, un restaurante y bares que, con el tiempo, mejoraron la atención al turista en un entorno cada día más cómodo.

0 comentarios