Paúl Miguel Ortega González Ingeniero de Sistemas Paúl Miguel Ortega González home page:
Autor |_ - Blog Banner
Paúl Miguel Ortega González - Alsacia, una de las mejores rutas en coche por Francia - alsacia-colmar-5-còpia.jpg

Alsacia, una de las mejores rutas en coche por Francia

Publicado por: Paúl Miguel Ortega González, en Nov 12, 2019

    Un viaje por Alsacia en Navidad o en cualquier época del año, te aseguramos, es una de las mejores rutas en coche por Francia y Europa.

    Un recorrido por esta zona puede empezar por Basilea-Basel, en Suiza, donde podemos volar con alguna compañía low cost y hace frontera con esta zona de Francia, por lo que es una opción perfecta para llegar allí sin pagar demasiado por el vuelo. Después de recoger el coche de alquiler, seguiremos la ruta por el pueblo que se encuentra más cerca, Mulhouse.

    En este punto tenemos que decir que los pueblos de Alsacia en sí ya son preciosos, pero en Navidad podrás disfrutar de un añadido: una la decoración impresionante y unos mercadillos navideños que estamos seguros, te enamorarán. De Mulhouse podemos ir a Eguisheim, uno de los pueblos con más encanto de Alsacia, Eguisheim es el primer lugar que sugerimos visitar. De todos los pueblos bonitos de la región, que son muchos, Eguisheim es uno de los más espectaculares. Su casco antiguo, pequeño y en forma circular, es coqueto hasta el último detalle.

   La Rue du Rempart, camino de ronda en tiempos medievales, es una de las calles más bellas que vimos en Alsacia. Y también es magnífica su plaza central, con el Château, la Capilla y la Fontana de Saint-Léon, dedicadas al Papa León IX, nacido allí. Para después ir hasta Colmar, la capital del vino de Alsacia, es el pueblo más turístico y popular de la región. Aunque quizá es menos acogedor que el resto de los que veremos, lo cierto es que su fama está bien merecida. Su casco antiguo alberga una buena cantidad de preciosos edificios de diferentes estilos, desde el barroco hasta el renacentista, y además cuenta con museos tan importantes como el Unterlinden, con una amplia colección de arte de diferentes épocas. Pero su lugar más conocido y fotogénico es la Petite Venise, una zona cruzada por varios canales que invita a un relajado paseo en barca.

    Alrededor de Colmar podemos ir visitando pueblos como Turckheim us tranquilas calles, donde la vida parece fluir a cámara lenta, están llenas de casitas entrañables con esos entramados de madera y esos adornos florales tan característicos de la zona.

    A unos 10km al norte se encuentra Kayserberg, otro pueblo donde uno se quedaría a vivir. En esta pequeña localidad volvemos a encontrar calles adoquinadas, casas de cuento y un pequeño riachuelo que parece puesto ahí para deleite del turista. Pero Kayserberg tiene, además, un elemento que la distingue del resto: su Schlossberg. Este castillo de época medieval yace casi en ruinas, pero su ubicación sobre su una colina lo convierte en un espléndido mirador desde donde poder observar la belleza del pueblo y del valle, lleno de viñedos que se suceden hasta donde alcanza la vista.

     Riquewihr  se ubica uno de los 5 pueblos de Alsacia que aparecen en la lista de Les plus beaux villages de France (Los pueblos más bonitos de Francia), donde también está inscrito Eguisheim. Nuevamente nos encontramos ante un pueblo de postal, con una calle principal llena de vida y una torre de 25 metros (Le Dolder) que sigue haciendo de puerta de entrada de la villa desde 1291. Murallas, calles adoquinadas, flores, terrazas, viñedos en los alrededores a Riquewihr sólo le falta el río para completar la perfecta estampa bucólica.

     Hunawihr o Ribeauvillé también son pueblos llenos de encanto, que seguro, no te dejarán indiferente. Para finalizar esta ruta en coche por Francia, pondremos camino a Estrasburgo, la capital de la Navidad, parando antes en el pueblo de Obernai, otro rincón precioso, que no te puedes perder casas con balcones llenos de flores, calles empedradas, plazas con fuentes preciosas. Pero además, Obernai tiene algunos monumentos realmente destacables, como su Kappelturm (Torre de la Capilla) del S.XV, con sus 60 m. de altura, el precioso pozo Puits aux six seaux (1579) o la estilizada Église Saints-Pierre-et-Paul, del siglo.XIX.

     Estrasburgo merece una visita de día completo, preserva zonas donde uno se siente como en un pueblo medieval. Todo su centro histórico, llamado la Grande Île es realmente impresionante. No en vano, fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1988. 


    De vuelta al aeropuerto, si tenemos tiempo, podemos hacer una parada en el Castillo de Haut-Koenigsbourg (s.XII). Es uno de esos lugares que hay que ver en Alsacia sí o sí. De verdad, sería imperdonable que te lo perdieras. No sólo tiene una fachada imponente que ya impresiona desde la lejanía, sino que su visita resulta de lo más interesante. Su peculiar forma alargada y estrecha, sumada a su complicado asiento sobre las rocas, hacen que el recorrido sea muy pintoresco y así podrás visitar su interior e increíbles vistas que se tienen de los alrededores.

 

0 comentarios